email x
Delegación de permisos de Active Directory: procedimientos y recomendaciones - MICROMOUSE

Delegación de permisos de Active Directory: procedimientos y recomendaciones

Delegación de permisos de Active Directory: procedimientos y recomendaciones

¿Qué es la delegación de Active Directory (AD)?

El Asistente para delegación de control en Microsoft Management Console (MMC) proporciona una manera sencilla de conceder a los usuarios la posibilidad de realizar tareas de alto nivel sin agregarse a grupos privilegiados como administradores de dominio u operadores de cuentas. Crear un modelo de delegación implica definir roles claros y limitados para lograr el equilibrio entre usabilidad y segregación.

Cómo desarrollar un modelo de delegación de Active Directory

Comienza por formar un conjunto de roles de administrador y asignarles las tareas adecuadas. Es importante mantener el número de roles lo menos numeroso posible para un control de delegación eficiente. Demasiados roles pueden conducir a una mayor complejidad y desafíos de administración, y pocos roles pueden no proporcionar suficiente separación de roles. A continuación, exponemos algunas pautas a seguir al asignar roles:

Administradores de servicios:

  • Administradores de la empresa: responsables de la administración general del servicio en toda la empresa. El grupo no debe tener miembros permanentes.
  • Administradores de dominio: responsables de la administración de servicios de nivel superior en todo el dominio. Solo unos pocos administradores de confianza deben formar parte de este grupo.
  • Administradores de nivel 4: responsables de la administración de servicios en todo el dominio. A estos administradores solo se les conceden los derechos de acceso necesarios para administrar los servicios y funciones necesarios. Actúan como el punto de escalamiento para los administradores de datos.

Administradores de datos:

  • Administradores de nivel 1: responsables de administrar objetos de directorio, como restablecimientos de contraseñas y propiedades de cuentas de usuario.
  • Administradores de nivel 2: responsables de crear y eliminar selectivamente cuentas de usuario y equipo para su organización o ubicación.
  • Administradores regionales: responsables de administrar la estructura de la unidad organizativa local y tienen permisos para crear la mayoría de los objetos dentro de su unidad organizativa.
  • Administradores de nivel 3: responsables de administrar todos los administradores de datos y servir como el servicio de asistencia de primer nivel y el punto de escalamiento para todos los administradores regionales.

Crea un conjunto de escenarios de uso para ayudar a identificar lo que cada rol es capaz o no de hacer. Los casos de uso bien preparados ayudarán a aclarar las responsabilidades con las partes interesadas dentro de su organización y garantizarán la asignación adecuada de tareas. Ordénelas por frecuencia, significado y complejidad.

El contenedor de ACLs del Active Directory determina qué objetos se pueden generar y cómo se administran. La delegación de permisos siempre se refiere a operaciones de objeto básicas como: ver un objeto, construir un objeto secundario de una clase determinada o leer información de atributos y seguridad en objetos de una clase especificada. Además de estas operaciones básicas, Active Directory designa derechos ampliados que potencian funciones como “Enviar como” y “Administrar la replicación”

Optimiza los procedimientos de prueba para garantizar que cada rol funcione como se espera.

Después de identificar roles y responsabilidades, es esencial establecer un modelo de unidad organizativa y grupo de seguridad. Inicialmente, se debe crear una unidad organizativa de nivel superior (o un conjunto de unidades organizativas) debajo del dominio para contener todos los objetos. Esta unidad organizativa de nivel superior define el ámbito de administración avanzada para los administradores de nivel 4. En consecuencia, es posible conceder derechos sobre el servicio de directorio en el nivel de unidad organizativa en lugar del nivel de dominio.

A continuación, es imperativo crear jerarquías de subunidades organizativas independientes debajo de las unidades organizativas de nivel superior para cada región o unidad de negocio que administre datos discretos. Cada subunidad organizativa regional debe tener una jerarquía idéntica y no expandible para fines de administración de objetos de directorio.

Por último, para evitar que los administradores abusen de sus privilegios, se deben crear grupos de subadministradores independientes, como un grupo de administradores de nivel 1, administradores de nivel 2 y administradores regionales para cada jerarquía de unidades organizativas secundarias. Las cuentas apropiadas deben colocarse en el grupo apropiado. Al separar estas cuentas en función de la unidad organizativa, la administración puede estar limitada a su nivel o inferior, evitando cualquier intento de elevación de privilegios.

Para garantizar un modelo de delegación correcto, es importante seguir el principio de privilegio mínimo, que garantiza que los usuarios y las cuentas de servicio solo puedan realizar tareas necesarias para sus funciones. Esencialmente, los administradores deben iniciar sesión como usuarios normales y solo usar sus derechos privilegiados solo cuando sea necesario.

Para lograr esto sin necesidad de que los usuarios inicien y cierren sesión constantemente, se puede utilizar el servicio de inicio de sesión secundario (Runas.exe). Al proporcionar credenciales alternativas, este servicio permite a los usuarios elevar sus privilegios al ejecutar scripts o ejecutables en servidores y estaciones de trabajo.

Procedimientos recomendados para la delegación de permisos de Active Directory

A continuación, se muestra nuestra lista de procedimientos recomendados para delegar permisos de Active Directory.

  1. Crea un buen diseño de unidad organizativa: el diseño de unidades organizativas (OU) desempeña un papel crucial en la delegación de AD. Un diseño de unidad organizativa bien estructurado permite una delegación más granular, lo que facilita la asignación de tareas administrativas específicas a los administradores delegados. Proporciona una jerarquía clara y simplifica la gestión y el mantenimiento de los permisos.
  2. No uses grupos integrados: evita usar grupos integrados como administradores de dominio o administradores de empresa para fines de delegación. Estos grupos tienen permisos amplios y potentes que pueden suponer un riesgo de seguridad significativo si se usan indebidamente. En su lugar, cree nuevos grupos y asígneles los permisos necesarios según el principio de privilegios mínimos.
  3. Utiliza unidades organizativas anidadas: el uso de unidades organizativas anidadas permite un modelo de delegación más flexible y escalable. Permite a los administradores delegar el control en diferentes niveles de la estructura de AD, proporcionando un mecanismo de control detallado. Las unidades organizativas anidadas también ayudan a organizar y administrar los recursos de manera más eficiente.
  4. Delega el control a grupos, no a usuarios: delegar el control a grupos en lugar de usuarios individuales simplifica la administración y mejora la escalabilidad. Al asignar permisos a grupos, es más fácil administrar la pertenencia y los derechos de acceso, especialmente cuando hay cambios en el personal o los roles de trabajo.
  5. Realiza auditorías anuales del control de delegación: Las auditorías anuales del control de delegación ayudan a garantizar que los permisos asignados sigan siendo válidos y estén alineados con los requisitos de la organización. Ayuda a identificar permisos excesivos, delegaciones obsoletas o posibles riesgos de seguridad. Las auditorías periódicas mejoran la seguridad y mantienen el principio de privilegio mínimo.
  6. Realiza auditorías periódicas de acceso privilegiado: la auditoría del acceso privilegiado ayuda a detectar y mitigar cualquier permiso no autorizado o excesivo concedido a las cuentas privilegiadas. Las auditorías periódicas del acceso privilegiado pueden identificar vulnerabilidades de seguridad y garantizar que los privilegios administrativos se asignen en función de las necesidades empresariales y se adhieran a las mejores prácticas de seguridad.
  7. Audita tu entorno AD en busca de actividades sospechosas: la implementación de mecanismos de auditoría para supervisar y detectar actividades sospechosas en el entorno de AD es crucial para la seguridad. La auditoría te permite realizar un seguimiento de los cambios, los intentos de acceso y otros eventos que pueden indicar posibles infracciones de seguridad. La detección e investigación oportunas de actividades sospechosas pueden ayudar a mitigar los riesgos y evitar un mayor compromiso.
  8. Usa modelos PoLP: El principio de privilegios mínimos (PoLP) limita los derechos de acceso al mínimo necesario para que los usuarios o administradores realicen sus tareas. La implementación del modelo PoLP en la delegación de AD ayuda a reducir el riesgo de acceso no autorizado, minimizar el daño potencial de las amenazas internas y mantener un entorno más seguro en general.
  9. Usa RBAC: el control de acceso basado en roles (RBAC) simplifica y estandariza la administración de permisos al asociar roles específicos o funciones de trabajo con conjuntos predefinidos de permisos. RBAC mejora la seguridad al garantizar que los usuarios solo tengan los permisos necesarios para sus respectivos roles, reduciendo la superficie expuesta a ataques y aplicando privilegios mínimos.
  10. Realiza copias de seguridad y restauración de permisos de delegación: la copia de seguridad regular de los permisos de delegación permite una recuperación rápida en caso de eliminación accidental o pérdida de permisos. Esta práctica garantiza que los administradores delegados puedan continuar sus tareas sin interrupciones y minimiza el riesgo de pérdida potencial de datos o acceso no autorizado.

Cómo MICROMOUSE ayuda con el análisis y la auditoría de permisos de Active Directory

Desde MICROMOUSE proponemos una solución integral que ayuda a las organizaciones a analizar y auditar los permisos de Active Directory de manera efectiva. Se trata de una plataforma que ofrece información valiosa sobre las configuraciones de permisos, detecta vulnerabilidades de seguridad y ayuda a garantizar el cumplimiento de los requisitos reglamentarios.

Esta plataforma proporciona una vista clara y centralizada de los permisos de AD, lo que permite a los administradores comprender fácilmente quién tiene acceso a qué recursos dentro del directorio. Presenta una lista completa de permisos asociados con usuarios, grupos y otros objetos de AD.

También permite un análisis detallado de los permisos al ofrecer varios informes y visualizaciones. Ayuda a identificar cuentas con exceso de permisos, permisos no utilizados o huérfanos e inconsistencias en la configuración de control de acceso. Este análisis ayuda a las organizaciones a ajustar su modelo de permisos y adherirse al principio de privilegios mínimos.

Captura información como quién realizó el cambio, cuándo ocurrió y qué se modificó. Esta capacidad de auditoría ayuda a las organizaciones a detectar cambios no autorizados, identificar posibles compromisos de seguridad e investigar cualquier actividad sospechosa relacionada con los permisos.

Te dejamos una breve píldora sobre cómo se pueden identificar los usuarios que tienen privilegios administrativos, y de este modo revisar los permisos otorgados

Además, proporciona alertas en tiempo real para eventos críticos relacionados con los permisos de AD. Notifica a los administradores sobre cambios de permisos, intentos de acceso no autorizados o cualquier desviación de las políticas de control de acceso definidas. Estas alertas permiten una acción inmediata y una respuesta oportuna ante posibles incidentes de seguridad.

Finalmente, mantiene un registro histórico de cambios de permisos y eventos de acceso, lo que permite a los administradores analizar actividades pasadas y rastrear la evolución de los permisos a lo largo del tiempo. Este análisis histórico ayuda a identificar tendencias, detectar patrones de abuso e investigar incidentes retrospectivamente.